Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Puedes cambiar su configuración y obtener más información en nuestra Política de cookies. Saber más aceptar

Monstruo Cucu, personaje asociado a Cazapeonzas.

Quiénes somos

Me llamo María. Soy arquitecta, experta en Accesibilidad Universal y Diseño para Todas las Personas. Actualmente, combino mi trabajo en el proyecto Manualia , dentro de los Centros Polibea-Daño Cerebral, con el proyecto Cazapeonzas .

Durante mi formación tanto personal como profesional, tuve la oportunidad de conocer muy de cerca a personas con distintos tipos de discapacidad, así como las residencias y los lugares en los que vivían, y empecé a ver las barreras a las que se tienen que enfrentar a diario. 

A raíz de la experiencia, comencé a sentir una gran responsabilidad y quise introducirme en el mundo de la diversidad para detectar problemas y aportar soluciones.

En este contexto, nace Cazapeonzas, un proyecto que pretende romper la barrera que separa a las personas por sus capacidades y enfoca su atención en la infancia, con el objetivo de que las nuevas generaciones crezcan normalizando la diversidad y transmitan este mensaje también a los mayores.

Diálogo entre el Monstruo Cucu y la peonza Zas, personajes asociados a Cazapeonzas. Zas: “¿Qué estás pensando hacer?” Cucu: “…Estoy pensando en emprender”.

1 Cuando comenzamos a soñar con el proyecto Cazapeonzas, lo visualizábamos como un gran lugar en el que cualquier persona, independientemente de sus capacidades o discapacidades, pudiese participar. 

Diálogo entre Cucu y Zas. Cucu: “Un lugar en el que pasen muchas cosas bonitas y cualquier persona pueda participar independientemente de sus capacidades y discapacidades.” Zas: “!Me gusta la idea!

2 Un centro cultural y de investigación en el que personas con distintas capacidades nos encontraríamos, ya fuera trabajando o disfrutando de alguna actividad. Un lugar lugar en el que también se facilitaría la conciliación familiar y las relaciones intergeneracionales.

Diálogo entre Cucu y Zas, que apunta lo que Cucu dice: “Investigación, talleres, arte, exposiciones, productos, gastronomía , juego…”

3 Este lugar soñado ofrecería productos, servicios y talleres de calidad hasta convertirse en un sitio al que las personas quisieran ir. En él, conseguiríamos que se rompiesen las barreras y los prejuicios que nos separan. El Cazapeonzas soñado cada vez se hacia más grande, y con él nuestra inexistente inversión y riesgo.

Diálogo entre Cucu y Zas. Zas: ¿Y Si construimos este proyecto desde la base?

4 Llegó un día en el que detuvimos el tiempo, nos sentamos y pensamos: ¿y si en vez de por el tejado empezamos por los cimientos? Y de esta manera, comenzamos de nuevo. Dimos un gran giro y nos centramos en pensar cuál podría ser el punto de partida.

Cucu y Zas colocando ladrillos, uno sobre otro.

5 Cimentamos nuestra empinada escalera para, poco a poco, ir subiendo. Sí, intentaríamos meditar y aprender en cada paso para subir de una forma más segura.
Nuestro primer escalón era existir virtualmente, por lo que empezamos a desarrollar una web de venta de productos vinculados, de alguna forma, a mostrar y potenciar capacidades.

Detalle de la página web de Cazapeonzas.

6 El día 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, lanzamos nuestra página web con un blog asociado a ella. Intentamos por todos los medios contar con desarrolladores expertos en accesibilidad web, pero por falta de presupuesto tuvimos que posponerlo y resolverlo de la mejor manera que sabíamos.

Detalle de la página web de Cazapeonzas. Cuatro puzles de madera de diferente color.

7 Trabajo en uno de los Centros Polibea de Daño Cerebral, dentro del proyecto Manualia. Allí, fabricamos puzles de madera que encajan en la línea de Cazapeonzas. Éstos fueron los primeros productos de Cazapeonzas, a los que se han unido cuentos y productos en la línea de aprender jugando. Unos son de centros como el nuestro; otros, de diferentes artesanas.

Vista posterior de Cucu y Zas, ambos con una mochila cargada de planos y ladrillos. Fuera de plano, alguien dice: “¿Podríais hacer un taller para niños?

8 Comenzamos a itinerar por distintas ferias y lugares de venta, vendiendo nuestros productos. Esto nos sirvió para ir conociendo a distintas entidades y surgió la oportunidad de comenzar a desarrollar y ejecutar distintos talleres.

Vista superior de cuatro peonzas de madera de diferente color.

9 Nuestras peonzas 100% benéficas son para los proyectos de “Parques Accesibles” que realiza Fundación Lukas en distintos colegios. Queremos apoyar y dar voz a proyectos que trabajan por el juego y la educación inclusiva. Para explicar los valores de nuestros productos, generamos unos dibujos de peonzas en diferentes colores vinculados a estos valores.

Vista frontal de Cucu haciendo malabarismos con cuatro pelotas y Zas aplaudiendo.

10 Intentamos que nuestros talleres y cuentacuentos sean lo más accesibles posibles para que cualquier persona pueda participar. Desde el primer momento, nos asociamos con la cooperativa 13signos y, gracias a ellos, la lengua de signos siempre ha estado presente.

Cucu y Zas hablando con un tercer personaje, un rinoceronte dibujando en un atril.

11 En nuestro camino, tuvimos la suerte de conocer al equipo de La cabeza del Rinoceronte. Además de empezar a vender sus libros, unimos corazones y empezamos a colaborar regularmente, siendo Raúl uno más del equipo. Junto con Raúl, estamos desarrollando un plan para Colegios de Madrid.

Cucu y Zas frente al nuevo local, dando la bienvenida.

12 El pasado mes de marzo, se alinearon los astros y abrimos las puertas de nuestro primer espacio físico en la Calle Modesto Lafuente 16. Gracias a este lugar, estamos ampliando nuestra red de artesanos locales que trabajan para aprender a través del juego.
A la vez, Acciumred comenzó a trabajar en nuestra web para que, por fin, sea accesible para todas las personas.

Cazapeonzas no sería posible sin la colaboración de muchas personas y entidades maravillosas:

Pablo González-Valcárcel; Pablo Sanz; Celia Rodriguez; Elena Novillo, de Economistas Sin Fronteras; César Gómez Veiga de Heliconia, Iñigo Bandres de Sumando, Raúl Águirre y el equipo de La cabeza del Rinoceronte, Sara, Dani y Serxo de 13Signos, Diana de Reas Madrid, David, Marta, Gema de Manualia, María Bandrés de Down Madrid, Seryes, Acciumred, Equipo de Presuntos Razonables, Mercado de las Ágoras, Som Energía, Fundación Lukas, Fundación Ande, Mercado Social de Madrid, y las distintas editoriales (La topera, Kalandraka, Zorro rojo, Tralari, Juventud, Kokinos…)

Y por supuesto a mi familia, en especial a mis hijos Teo y Iago, y cada uno de los niños y niñas de los que aprendo cada día a ver el mundo sin filtros.